QUIENES SOMOS

KUKAPONGA somos una franquicia internacional de campamentos que realiza talleres Vivenciales familiares en las escuelas y en las empresas. Abrimos KUKAPONGA GAMES donde diseñamos varios juegos basados en el método pro activo de reflexión y actitud que manejamos desde hace más de 28 años. Quisimos llevar a las casas un poco de las actividades sensibles que vivimos en los camps. GANAMOS EL PREMIO A LA FRANQUICIA DEL AÑO, EL PREMIO A LA FRANQUICIA CON MAYOR EXPANSIÓN EN EL EXTRANJERO Y EL PREMIO A LA MEJOR FRANQUICIA DE SERVICIOS.

LOS KUKARESULTADOS

Cómpralo aqui

Colecciona nuestros kukajuegos

Nuestros juegos están basados en preguntas que inspiran a toda la familia a reflexionar sobre su vida y pensar en positivo. Convierte una platica superficial en un tema profundo. Saca lo mejor de las personas. Tenemos varios juegos adecuados a cada edad. ¡Colecciónalos todos!

Comprar

¿Qué crees que hace más feliz a las kukafamilias?

Permanecer unidos.

Esta es mi kukaHistoria

Soy Marce, de México. 49 años. Mujer empresaria, feliz esposa (30 años de casada), orgullosa mamá y suegra y feliz abuela.

Tuve una infancia feliz pero una relación complicada con mis padres y alguno de mis hermanos.

 Siempre fui la hermana diferente, la hija diferente, tuve ideas diferentes a las de mi familia sobre la vida y sobre el trabajo. La mayoría de las veces no encajaba con las ideas de mi madre y mis hermanos.

 Siempre me sentí incomprendida y vivía en otro mundo diferente al de ellos.  Esto me causó muchas emociones negativas, y sobre todo rencores.

Viví más de 20 años con rencores fuertes hacia mi familia.

Ciertamente no existía una comunicación franca donde yo pudiera expresarles lo que sentía y por qué actuaba de cierta manera.

Mi familia había intentado ser unida sin embargo nunca habíamos tenido conversaciones profundas y proactivas sobre la vida. Nuestras pláticas contenían cierta negatividad, presunción y críticas. Temas superfluos. No me sentía feliz.

Necesitaba hacer algo. Encajar en mi familia, entonces empecé a trabajar en mí. Estudie dinámica mental, holística, tethahealing, greaf recovery, logo terapia y amaba la psicología. Empecé estudiándola para comprender más a mi familia. Fui una apasionada del desarrollo humano y aprendí mucho sobre mí, la psicología y la naturaleza de la familia. Me di cuenta de que la situación con mi familia si podía cambiar, simplemente no habíamos podido conectarnos.  Teníamos que pensar, sentir y actuar...

Con todo lo que aprendí estudiando la psicología humana, diseñé mi propia empresa de desarrollo humano realizando talleres Vivenciales para unir a las familias.

Yo era una mujer muy exitosa. La transformación de las personas dentro de los talleres familiares era tan significativa y emocional que empezó a crecer exponencialmente hasta que se hizo franquicia nacional y años después franquicia internacional. En esta empresa de nombre Kukaponga que significa “guerrero invencible” se lograba en cada taller abrir el canal de comunicación familiar creando vínculos indisolubles. Hemos logrado inspirar a cientos de miles de personas.

Creí que ya había terminado mi misión en la vida...unir a las familias que iban a mis talleres...  Pero....

 Fue entonces que, en la cima de mi éxito, cuando creía tener la vida soñada, enferme de cáncer de mama. Después de quimioterapias y casi perder la vida, seguí trabajando en mi franquicia, hasta que 4 años después me dió metástasis en el cerebro y un cáncer incurable y el más agresivo de todos. Eso me freno totalmente. En la operación de mi cabeza deje de respirar y salí de mi cuerpo, flote dentro del túnel y llegue al cielo. Fue allí donde vi a Dios y él me dijo que todavía no podía morirme, que tenía que regresar para terminar mi misión de vida y decirle al mundo que lo que viene después es increíble y ESPECTACULAR y que mientras que vivimos que es tan corto que vivamos en paz y en armonía con nuestras familias. QUE NO DESPERDICIEMOS EL TIEMPO. Le contesté a Dios que yo ya lo hacía con mis talleres familiares, pero el me pidió que lo llevara a las casas de las familias. Entonces regresé y diseñé los juegos. 

¡Se logró mi misión!

Si estás leyendo esto puede ser que todavía presente o no presente. Quiero que sepas que estaré feliz de saber que tu vida, la de tu familia, tu relación contigo mismo y con tus seres queridos es mejor gracias a que Dios me utilizo como herramienta y que tú elegiste vivirlo.

Si te ayudo este juego, ayúdame a difundirlo en todos los colegios, en todas las familias, ¡en todo el mundo e inspirar a las personas a conectarse de una manera más significativa con sus propias familias! Ayúdame difundiéndolo en Facebook compartiendo esta historia.

Además, parte de tu pago se destinará para nuestra fundación Kukaponga de niños con cáncer.

Si te has sentido identificado con mi historia y te gustaría pensar, sentir y actuar... 

VIVELO YA!

De 2 a 10 jugadores.

Contenido: 54 cartas.

Tiempo de duración del juego: 30 a 120 minutos.

Tener caja de kukapañuelos desechables a la mano.

Hojas de papel y plumas.

Poner bocina con música sensible. La encuentras en Spotify como KUKAPONGA GAMES.